La traducción a primera vista: el primer paso en el camino de la interpretación simultánea

La traducción a primera vista agiliza los procesos cognitivos que se ponen en marcha tanto en la interpretación simultánea como en la consecutiva.  Su práctica constante permite resolver estructuras gramaticales que presentan dificultades en la combinación lingüística en cuestión, lo que desencadena una especie de efecto dominó que facilita la resolución de otras estructuras gramaticales tanto o más complejas que las primeras.  

En  la traducción a primera vista intervienen un sinnúmero de procesos tales como el pensamiento analítico, el pensamiento rápido, la memoria, las habilidades asociativas, la producción del habla, etc.

Mis comentarios, puramente empíricos, apuntan a complementar los numerosos estudios realizados por renombrados expertos en este campo. La metodología que propongo logra facilitar, a mi entender, la adquisición del dominio de la técnica de la interpretación simultánea utilizando la traducción a primera vista como primer recurso.

Etapas de la interpretación simultánea

Según varios autores (Falbo, Russo y Straniero, 1999), las tres etapas de la interpretación simultánea pueden describirse de la siguiente manera:

  1. Escucha: durante esta etapa se percibe el enunciado de la lengua fuente.
  2. Conceptualización: durante esta etapa el mensaje se subdivide en unidades de significado.
  3. Producción: durante esta etapa se reformula la lengua fuente y se expresa en la lengua objetivo.

Dentro de estas etapas se pueden identificar varios subprocesos que describiremos más adelante. En realidad, en la IS intervienen ocho procesos simultáneos o más, que comprenden mecanismos auditivos, aspectos emotivos, la memoria de corto y largo plazo, y la división de la atención. Además, las tres operaciones mencionadas anteriormente no se suceden en el tiempo, sino que se superponen. Por ejemplo, en la IS, la escucha de un segmento coincide con la producción del segmento anterior. Este es un elemento muy importante de tener en cuenta porque variará según las lenguas de que se trate. Por ejemplo, los traductores saben muy bien que al pasar de un texto en una lengua como el inglés a una romance, como el español, el conteo de palabras suele ser un 20% superior en el caso de la segunda. Como en la IS estamos operando en tiempo real, debemos colocar esas palabras extra en el mismo segmento de tiempo. En este caso, no es posible agregar una carilla, como haríamos en la traducción escrita.

Hemisferios cerebrales

Hagamos ahora un poco de historia. El médico francés Paul Broca sostuvo, sobre la base de estudios realizados, que los hemisferios cerebrales eran asimétricos y que el izquierdo era el predominante en la producción del lenguaje. A pesar de que, con los años, otros estudios lograron demostrar que los hemisferios eran asimétricos en tamaño, pero simétricos en cuanto a sus funciones, la idea de la diferencia entre el lado izquierdo y el derecho siempre se mantuvo, lo que se ve reflejado también en la semántica del idioma.

En la vida cotidiana, sin embargo, los hemisferios no dan tantas señales de la asimetría, aunque sí en múltiples fenómenos, como la preferencia por el trabajo manual o la facilidad para aprender idiomas.

Después de esta somera descripción de los factores fisiológicos, veamos ahora la definición de bilingüismo que da Weinreich (1953). Este autor ha propuesto una distinción entre los bilingües compuestos (compound bilinguals), que aprenden los dos idiomas antes de los cinco años de edad y viven en una sociedad bilingüe, y los bilingües coordinados (coordinate bilinguals), que aprenden los dos idiomas a diferentes edades, razón por la cual ambas lenguas parecerían tener sistemas cognitivos separados. En el primer caso, el de los bilingües compuestos, habría una lateralización de las dos lenguas en el hemisferio izquierdo. En la representación cerebral de las lenguas influyen, entonces, la edad en la que se adquiere la segunda lengua y la manera en la que se adquiere esa lengua (Fabbro y Gran, 1994). Sin embargo, esa modificación cerebral se puede cambiar con la práctica intensiva de las lenguas y con la ejercitación de la interpretación simultánea a través de sus técnicas, entre las cuales la traducción a primera vista es un pilar fundamental para acercarnos al bilingüismo compuesto o, al menos, para enseñar a trabajar al cerebro como si fuéramos bilingües compuestos.

Memoria de corto y largo plazo

Pero antes de abocarnos a ver de qué manera contribuye esta técnica, analicemos otros de los procesos mencionados anteriormente que intervienen en la interpretación simultánea y que también pueden beneficiarse con la práctica de la traducción a primera vista: la memoria de corto plazo y la memoria de largo plazo.

La memoria de largo plazo hace las veces de almacenador de información que permite conservar la información por un periodo superior a treinta segundos. El psicólogo holandés de Groot realizó estudios sobre los jugadores de ajedrez y su capacidad para recordar una posición de las piezas sobre el tablero (Falbo, Russo y Straniero, 1999). La posibilidad de recordar resultó directamente proporcional a la experiencia de juego de los participantes en el experimento, lo que nos dice mucho sobre la práctica de la técnica de la primera vista y su contribución a la fijación de estructuras en la memoria. La práctica de la traducción a primera vista es al traductor lo que el número de partidas jugadas es al jugador de ajedrez.

Por otro lado, la memoria de corto plazo o de trabajo operativa retiene la información durante un periodo breve de no más de treinta segundos, después de los cuales pasa a la memoria de largo plazo o se pierde, de acuerdo con la selección que se haga de la memoria mediante procesos complejos en los que no ahondaremos en el presente trabajo.

Basta decir que los intérpretes simultáneos activan el sistema de la lengua objetivo para traducir el contenido decodificado de la lengua fuente, al tiempo que se mantienen en la memoria a corto plazo los segmentos de información que continúan llegando en la lengua fuente. Podemos agregar a esto que, según estudios realizados (Gran y Fabbro, 1987, 1991), la interpretación simultánea comporta la activación de ambos hemisferios cerebrales al mismo tiempo. El hemisferio derecho es responsable de la comprensión de los significados no expresados en el mensaje verbal y debe deducir los elementos extralingüísticos no verbales que contribuyen a dar significado al mensaje. Por su parte, el hemisferio izquierdo se ocupa de las funciones de codificación y decodificación del mensaje en el nivel fonológico, morfológico-sintáctico y léxico (Paradis, 1994).

División de la atención

Varios estudios psicológicos han demostrado que, si dedica el tiempo y el esfuerzo suficientes, la persona puede aprender a ejecutar al mismo tiempo tareas que se realizan separadamente, como escuchar y hablar, hablar y traducir, traducir y escuchar, etc. Esto demanda un esfuerzo extra y superior por parte del individuo, mucho más intenso al inicio de la ejercitación. Sin embargo, con el tiempo y el esfuerzo suficientes, una vez más, podrá convertirla en una actividad automática, ya no que no tendrá que controlar cada actividad mental porque ha aprendido a dividir su atención, y el cerebro lo hará de manera automática.

Pero ¿cómo le enseñamos al cerebro a realizar todos estos procesos de manera simultánea? Aquí entra en escena la “traducción a primera vista”. Durante todos los años que llevo ejerciendo como intérprete simultánea y capacitando a nuevos intérpretes, he aprendido a valorar y casi idolatrar a la traducción a primera vista por su contribución a la formación continua del intérprete, y no sólo de los aspirantes a intérpretes.

La traducción y la interpretación coinciden y se funden en la traducción a primera vista porque, a pesar de que estamos frente a un texto, debemos analizarlo, procesarlo y reformularlo en el momento de la lectura, y expresar su traducción unos segundos más tarde, al mismo tiempo que el ojo derecho o el izquierdo ya se encuentra dos o tres palabras o, a veces, un renglón más adelante en el texto, dependiendo del idioma en cuestión. Los siguientes ejemplos que utilizaré para probar este punto han sido extraídos de textos científicos/tecnológicos.

Ejemplos

Consideremos estos dos parágrafos llenos de tecnicismos.

“Flexibility and performance are paramount in the cloud data center to maximize agility and uptime. Up to 4x greater performance than dual-core processors plus advanced power management features enhance data center efficiency and help to dramatically reduce operating costs.

Technical computer platforms based on the XXXX 5500 series processor support up to 16 simultaneous threads, with 32- and 64-bit processing capabilities, up to 144 GB of memory and a new 8MB inclusive fully shared L3 cache that boosts performance while reducing traffic to the processor cores.”

Imaginemos las frases anteriores pronunciadas por un orador del mundo de la informática que no se caracteriza por hablar pausadamente. El intérprete simultáneo deberá poder anticipar cuál es la palabra (el sustantivo) que seguirá a XXX5000 y, así, adelantarse al orador. De lo contrario, deberá esperar hasta que el orador lo diga, para lo cual tendrá que retener en la memoria de corto plazo XXXX 5500 series, lo que no representa un terrible desafío en el caso de una frase de esta longitud.  Pero analicemos la siguiente.

New 8MB inclusive fully shared L3 cache. Aunque el intérprete avezado y versado en el tema podría muy bien retener esta frase en su memoria de corto plazo, ¿no se vería su rendimiento mejorado y su esfuerzo minimizado si pudiera adelantarse y decir “cache” cuando el orador dice “8MB”, dado que no tendría que realizar el máximo esfuerzo de archivar en su memoria de corto plazo “nueva/o 8MB totalmente compartida/o L3 inclusive”?

Sí, es posible que el intérprete se adelante y sepa lo que el orador dirá, que lo anticipe. La práctica de la traducción a primera vista, en mi experiencia, permite que se fijen estructuras en la memoria. Esto es sumamente útil para el intérprete cuando aparecen segmentos muy largos que le exigen un gran esfuerzo para recordar todos los adjetivos y adverbios que preceden al sustantivo, al cual necesitamos en el caso del español, sobre todo por una cuestión de género, problema que no tenemos en el inglés. 

Sin embargo, la práctica de la traducción a primera vista no sólo es útil por la razón enunciada anteriormente, es decir, para poder adelantarse al orador en el caso de frases muy largas de contenido altamente técnico que exigen al intérprete un máximo esfuerzo para recordar. También resulta de suma utilidad cuando se trata de resolver estructuras complejas que suelen aparecer con mucha frecuencia en una lengua o en otra.

Exploremos en el siguiente enunciado el segmento de palabras que el intérprete deberá retener en su memoria operativa hasta tanto escuche el sustantivo. Una vez más, no habría necesidad de realizar el máximo esfuerzo si pudiéramos anticipar el sustantivo, algo que es posible con la práctica de la traducción a primera vista.

People-centered grass-roots capacity-building initiative…” (Nolan, 2005)
> Iniciativa centrada en la gente de construcción de capacidades operativas…

La práctica de la traducción a primera vista ayuda a formarse una imagen de lo que se está diciendo, a imprimir esa imagen en la memoria para luego expresarla en la lengua objetivo.  Lo mismo es válido en el caso de estructuras que son difíciles de reformular en la lengua objetivo.  Se puede muy bien utilizar esta técnica para resolver reformulaciones complejas por adelantado:

  • With the start of winter now only a month away… > Ahora que falta sólo un mes para que comience el invierno…
  • Both parties made their case… > Ambas partes sustentaron/esgrimieron sus argumentos/…

Conclusión

La traducción a primera vista agilizará los procesos mentales involucrados en la interpretación simultánea contribuyendo a fijar estructuras para poder anticiparse al orador; a resolver segmentos sintácticos complejos; a reconocer clusters de palabras (sustantivos + adjetivo, verbo + objeto) tratadas como unidades de significado, frases nominales con múltiples adjetivos; a adquirir nuevo vocabulario, y a aprender a lidiar con el humor, los eufemismos, las metáforas, los diferentes registros, el desarrollo de la memoria a corto plazo; en suma, a entrenar al cerebro de modo que active los dos hemisferios cerebrales para la tarea cognitiva.

Además, siempre deberá practicarse en voz alta a fin de que las imágenes se graben también gracias a la memoria auditiva y para comenzar a controlar la producción oral y la dicción.

Referencias

Falbo, C; Russo, M; Straniero, F.S. (eds.), 1999: Interpretazione simultanea e consecutiva. Problema teorice e metodologie didattiche. Milano, Ulrico Hoepli.

Fabbro, F. y Gran, L., 1994: “Neurological and neuropsychological aspects of polyglossia and simultaneous interpretation”, en Bridging the Gap: Empirical Research in Simultaneous Interpretation, S. Lambert y B. Moser (eds.). John Benjamins, Amsterdam/Philadelphia, pp. 273-318. Citado en Falbo, C; Russo, M; Straniero, F.S. (Eds.), Interpretazione simultanea e consecutiva. Problema teorice e metodologie didattiche. Milano: Ulrico Hoepli, 1999.

Gran, L. y Fabbro, F., 1987: “Cerebral lateralization in simultaneous interpretation”, en Across the Gap, Proceedings of the 28th Annual ATA Conference, K. Kummer (ed.). Learned Information Inc., Medford N.J, pp. 323-335. Citado en Falbo, C; Russo, M; Straniero, F.S. (Eds.), Interpretazione simultanea e consecutiva. Problema teorice e metodologie didattiche. Milano, Ulrico Hoepli, 1999.

Gran, L. y Fabbro, F., 1991: “A dichotic listening study on error recognition among professional interpreters”, en Proceedings of the XII World Congress of FIT, a cargo de M. Jovanic, Prevodilac, Belgrado, pp. 564-572. Citado en Falbo, C; Russo, M; Straniero, F.S. (Eds.), Interpretazione simultanea e consecutiva. Problema teorice e metodologie didattiche. Milano, Ulrico Hoepli, 1999.

Nolan, J., 2005: Interpretation: Techniques and Exercises. Clevedon: Multilingual Matters.

Paradis, M., 1994: “Towards a neurolinguistic theory of simultaneous translation: the framework”. International Journal of Psycholinguistics, 10, pp. 319-335.

Weinreich, U., 1953: Languages in Contact. Linguistic Circle of New York, New York. Citado en Falbo, C; Russo, M; Straniero, F.S. (Eds.), Interpretazione simultanea e consecutiva. Problema teorice e metodologie didattiche, ed. Milano, Ulrico Hoepli, 1999.



Recommended citation format:
Verónica Fabiana PEREZ GUARNIERI. "La traducción a primera vista: el primer paso en el camino de la interpretación simultánea". aiic.net March 14, 2012. Accessed July 22, 2019. <http://aiic.net/p/3856>.



There are no comments to display